martes, 13 de febrero de 2018

Y HOY... VA DE SEXO (O MÁS BIEN DE SEXUALIDAD)

Más bien de diversidad sexual. Lo cierto es que en los últimos dos o tres años una de mis fuentes de información suele ser lo que se publica en facebook, sabiendo muy bien de quién viene o de si es noticias falsas o no. Y parece que las cosas ocurren por ciclos. Gente que vas conociendo y agregando a tu red social te aportan opiniones y puntos de vista que solo no llegarías a ellos.

Se da la circunstancia paradójica que la temática del vídeo que voy a publicar hoy en esta entrada tuvo su primera parte en un conocido programa de televisión que podríamos calificar de "reality show" y que este año se ha recuperado con un éxito como el de su primera edición. Me refiero a "Operación Triunfo", el famoso programa de descubrimiento de talentos musicales que en 2001-2002 nos dio a conocer a aquellos "triunfitos" que hoy todos recordamos: Rosa, David Bisbal, Chenoa, Nuria Fergó..., que supuso una revolución en la televisión en España y de donde salieron en tres ediciones los representantes españoles en el Festival de Eurovisión. El programa tuvo luego un bajón, cambió de cadena, hubo alguna edición que se canceló...; pero este año volvió a su "casa", TVE y en las primeras semanas empezó a resurgir no solo por la calidad de los intérpretes que eligieron en el cásting, sino (y sobre todo) por su espontaneidad.

El programa empezó a tener su "alter ego" en las redes sociales y en el canal 24 horas de Youtube y a ahí los concursantes se expresaban realmente como son, chavales y chavalas etiquetados como "millenials" porque aunque nacieron a finales del s.XX y del milenio, su educación ya ocurrió en el s.XXI. Y jóvenes educados ya en unos valores de tolerancia y diversidad nunca vistos hasta ahora en televisión. El caso es que hablaban de sexo y de diversidad sexual con total naturalidad, ayudados también por dos de los profesores que les daban sesiones de educación emocional, conocidos como "Los Javis", uno de ellos director de la recién premiada película "La llamada"

Una de las concursantes en una de esas sesiones, relató quién era su pareja y la definió con un término referido a la diversidad sexual que dejó a todos con cientos de preguntas. El día que acabó su tiempo en el concurso su pareja (no quiero decir "chico" porque no tengo claro exactamente cómo lo definió) fue a darle la sorpresa en la gala en directo de los lunes. A partir de ahí ella explicó en las redes sociales con un vídeo algunos conceptos que hasta aquel momento para mí eran totalmente desconocidos.

Pues bien, hoy ha llegado a mí a través de facebook otro vídeo educativo con una explicación muy bien hecha de los conceptos de sexo biológico, orientación sexual, expresión de género, etc., que no dejará indiferente a nadie. Definiciones que había escuchado como "pansexual", "intersexual", "género binario", empiezan a tener hueco en mi mente que hasta ahora, confieso, estaba en pañales en este tema.

Y se supone que el vídeo está pensado para las escuelas y aunque en mi clase hay términos ya conocidos y hoy en día nadie se escandaliza por hablar de sexualidad, de homosexualidad, de transexualidad, de RESPETO a la individualidad de cada persona, hay términos y conceptos que para la etapa de Primaria son muy avanzados, pero en Secundaria deberían trabajarse. Os dejo el vídeo, indicando que pertenece a CARKI PRODUCTIONS, por aquello de los derechos de autor, pero anda circulando por las redes sociales y yo lo quise compartir y difundir aquí sobre todo para informarnos y para que opinéis. Decid la verdad... ¿a qué desconocíais muchos términos? Pues ya sabéis, a RESPETAR :)



domingo, 11 de febrero de 2018

TEMPO DE ENTROIDO

Se hai en España tres lugares míticos de celebración do Entroido eses son as Illas Canarias, Cádiz e, sen dúbida, Galicia. E dentro da nosa terra destaca por riba de todas as vilas e cidades o chamado "triángulo máxico" na provincia de Ourense, formado polas vilas de Xinzo de Limia, Verín e Laza. Estamos en pleno calendario de Entroido e hai que dar a coñecer un pouco esta celebración galega polo carácter tan ancestral que ten e de seguro que a algún lector ou lectora lle sorprenderá.

O primeiro que hai que destacar destas celebracións é a propia palabra na nosa lingua: ENTROIDO, en referencia clara á entrada no período relixioso da Cuaresma. Mais en Galicia a ese carácter relixioso hai que engadirlle un grande valor antropolóxico e gastronómico. Identificamos o Entroido co cambio de personalidade, de fachenda, coa vestimenta dun disfrace. E precisamente eses traxes que podemos ver no triángulo máxico son algo excepcional: os peliqueiros, as pantallas e os cigarróns son estudados por persoas que chegan de moi lonxe a ver e comprender esta celebración. Nos enlaces tedes toda a información necesaria para entender estes traxes e máscaras e hai moitas teorías da súa orixe. O que si está claro é que son únicos no mundo e que só velos en acción xustifica unha viaxe nestas datas pola provincia de Ourense.

En Galicia, o Entroido non son só os 6 días tradicionais, de venres a mércores de Cinza, senón que as celebracións en moitos casos comezan xa en xaneiro, como dúas semanas antes dos días grandes. Os "Xoves de Comadres e de Compadres" son outras datas destacadas e despois do mércores de Cinza chegamos ao sábado de Piñata onde se rematan prácticamente as celebracións.

Aparte destes lugares detacan tamén outros moi diseminados por Galicia: Cobres (Vilaboa - Pontevedra), os Xenerais da comarca do Ulla, o oso de Salcedo na Pobra de Brollón (Lugo) e o Entroido urbano nas cidades principalmente de Ourense, Pontevedra e A Coruña. Evidentemente, os centros educativos celebran en moitos casos o venres no que se inician as festas grandes un pequeno festival no que os nenos e as nenas van disfrazados dos personaxes máis sorprendentes, no que supón en moitos casos unha desvirtuación do verdadeiro significado do Entroido galego. Na Coruña, a figura do "choqueiro" é fundamental para entender o carácter popular desta festa, na que a sátira social e política é un sinal de identidade. Hai unha rúa no barrio de Monte Alto na que todos os anos se rotula o seu nome cunha placa similar á oficial co nome da rúa na que aparece o nome do ou da "choqueiro ou choqueira do ano", deixando a parede dun edificio marcado por todas esas placas.




Evidentemente eu disfrutei do Entroido na Coruña. Partindo do feito que é unha festa coa que non me sinto moi identificado, ao final por unhas cousas ou outras acabas participando. O Entroido desfrútalo se vas na compaña dun grupo no que te sintas a gusto. Recordo un ano disfrazado de viúva, completamente de negro o día do Enterro da Sardiña, facendo que choraba desconsoladamente ao longo da rúa Real atestada de xente e abríndonos paso. Nos colexios disfraceime de esquimó, de trobador, de langosta, de romano, de bruxa cadavérica... E teño que dicir que aínda de levar a Galicia moi dentro do meu ser, aínda nunca asistín ás celebracións nas vilas do triángulo máxico. Estando en Holanda recordo poñerlles aos alumnos unha reportaxe sobre o Entroido en diferentes lugares de España e no que saían Laza, Verín e Xinzo. Os rapaces alucinaban sobre todo pola gastronomía vinculada á carne de porco, sendo o animal fetiche da nosa cultura e particularmente destas festas: cachucha, lacón, chourizos, fuciño... que nestes días xunto coas sobremesas de rigor (filloas e orellas principalmente) fan que os quilos de máis volvan asentarse nos corpos de canda un de nós. E si, cando lles contaba que as filloas facíanse de sangue algún incluso poñía cara de noxo e de cómo se podía tomar un postre así. Eran os ciclos naturais do rural galego os que impoñían tanto as celebracións como as comidas e por toda esa bagaxe cultural e antropolóxica penso que esta festa en Galicia debería planearse a súa cualificación como Patrimonio Inmaterial da Humanidade ou algo similar.

Este vídeo recolle un resumo das celebracións por toda Galicia. É un documental interesante onde os curiosos podedes ter máis explicacións das que eu poida dar nesta bitácora.





E por último dicir que a pesares de que este ano coincidíu cunha vaga de frío que nos ten a todos metidos na casa, quero chegar a ver as celebracións no triángulo máxico. Teño programada unha viaxe o martes, festivo en grande parte de Galicia, cun amigo a Xinzo de Limia, a ver se o catarro me deixa viaxar e disfrutalo por primeira vez. Para rematar, déixovos unha lámina fabulosa que circulou este ano polas redes sociais cos debuxos das principais máscaras do Entroido galego, que invito a todos os que o descoñecedes a desfrutalo nas rúas.




lunes, 5 de febrero de 2018

VAMOS A UN CURSILLO

Si algo me ha caracterizado desde que empecé a trabajar (a antes, incluso) es la de estar actualizándome continuamente sobre todo a nivel didáctico. Ni que decir tiene que mi profesión necesita de esa actualización porque la forma de enseñar y las estrategias y métodos que empleamos los profesores para ello no pueden ser las mismas desde que uno o una se enfrenta a un grupo de alumnos por primera vez hasta el último de sus días de clase. 

Este curso 2017/18 es el número 27 de los que trabajo. Se dice pronto. Cuando allá con 21 años me fui a Ciñera de Gordón en mi primera salida del nido familiar completamente independiente y me pusieron delante de varios grupos de alumnos, en alguno de los cuales había muchachos y muchachas a las que solo sacaba 7 años de diferencia, han pasado muchas cosas. Y por supuesto, podría considerarme entonces un inexperto total, pero con un entusiasmo inmenso. 25 chicos y chicas de 8º de EGB que se quedaron un tanto atónitos por la persona que tenían delante cuando el primer día de clase acerca la silla a la mesa del profesor, se sube a ella y de ahí a la mesa para descolgar el crucifijo que estaba encima del cuadro de los por entonces Reyes de España Juan Carlos I y Sofía de Grecia. Ahí ya demostraba mi rebeldía contra determinados corsés del sistema y el no ser un profesor convencional.

Pero como decía, una de las facetas de esta maravillosa profesión es la necesidad de actualizarse. Las administraciones educativas establecieron por aquel entonces una estructuras de formación del profesorado por las que todos debíamos pasar cada x tiempo no solo para recibir esos nuevos aires pedagógicos sino también para poder ir cobrando más con el paso de los años al haberse aprobado recientemente un nuevo complemento económico vinculado con las horas de formación recibidas. Además, legalmente el horario de trabajo de un maestro se establece en 37'5 horas de trabajo semanales, de las cuales 25 son directamente con alumnado, 5 en el centro educativo para funciones de coordinación, reuniones académicas, tutoría de padres, etc., y las 7 y media horas restantes para trabajo personal y formación. Así que allí en aquellas montañas de la Cordillera Cantábrica a 40 km de la ciudad más grande, León, era obligado acercarse a la capital para asistir a las diferentes actividades que nos proponían en todas las materias y con todas las didácticas y experiencias innovadoras que surgían.

La oferta era inmensa: jornadas, cursillos, seminarios, grupos de trabajo... Yo me centraba sobre todo en la especialidad por la que había accedido a la profesión, Educación Musical, y además irte por la tarde a León constituía una válvula de escape de aquel pueblecito en el que, si no recuerdo mal, había un economato vinculado a la mina que daba trabajo prácticamente a todo el pueblo, alguna pequeña agencia de seguros y 13 bares. Todo hay que decirlo, fue un año maravilloso, tal vez el mejor de mi carrera profesional por el mundo que se abría ante mí, por el cambio de vida que experimenté, por los compañeros que me acogieron en aquel "San Miguel Arcángel", por la gente que conocí y con la que aún tengo cierto contacto y porque, en fin, empezaba realmente mi vida adulta en todos los sentidos.

No me quiero ir por las ramas que me invade la nostalgia. La formación continuó en los años sucesivos, en Ponferrada, en Tapia de Casariego (donde nos juntábamos varios profesores de Música de Primaria del Occidente de Asturias para preparar materiales que aplicar al aula, tanto de danza como de audición o de expresión instrumental) y mi currículo se fue llenando de actividades muy variopintas, con ponentes muy buenos y con otros pésimos. Hice también formación en instituciones privadas, destacando unos cursillos que se hacían en Vigo en Semana Santa con el profesor de la Universidad de Lovaina Joss Wuytack, discípulo de Carl Orff y creador de un método de pedagogía musical fundamental para todo aquel que quiera impartir docencia de esta área en Primaria.

A medida que iban pasando los años comencé a ser muy crítico y selectivo con la formación que recibía. En una ocasión, en Asturias, llegué a levantarme de unas jornadas en la Universidad de Oviedo y salir del aula después de manifestar al ponente que teníamos en aquel momento que era una tomadura de pelo hacer juntar a cientos de profesores asturianos un sábado para mostrarles unas diapositivas de cómo los toxicómanos acceden a las drogas y de cómo las usan, enseñándonos incluso la manera de hacer un porro (literal). Teniendo en cuenta que esa mañana los profesores que habíamos ido desde Tapia nos habíamos levantado a las 7 y media de la mañana para llegar en hora al inicio del curso a Oviedo, pues mi cabreo era monumental.

Ese sentido crítico continúa y 27 años después te ves metido en varias actividades de formación que te certifican con 20, 30 o 50 horas y realmente aprovechas el 20%. Algunas, de obligado cumplimiento por parte de la Consellería de Educación, han sido completamente tediosas o apartadas de la realidad de las aulas; otras más aprovechables porque el grupo de profesores que asistimos pedimos menos teorizar y más práctica. He hecho de todo: desde formarme a nivel de las tecnologías de la información y de la comunicación cuando empezó la revolución informática en las aulas, cursillos de música, jornadas de bibliotecas escolares, seminarios de programación e innovación didácticas, experiencias para implantar metodologías que desarrollen los talentos, etcétera, etcétera.

Incluso durante dos años estuve trabajando como asesor de formación del profesorado después de haber superado el proceso de selección que cada año convoca la Consellería de Educación, teniendo bajo mi control y el de dos compañeros más la zona educativa de Vilagarcía de Arousa, en un local en el que no tuvimos teléfono hasta el mes de abril, año del que recuerdo ir con tarjetas telefónicas a llamar a cabinas públicas para ponerme en contacto con los centros educativos. Básicamente, tercermundista.

Pero todo fueron experiencias de las que saqué algo en limpio. Mucho en "sucio", también es verdad, pero cosas importantes en limpio. Lo mejor que he sacado ha sido conocer a otros compañeros y compañeras que hacen actividades realmente motivadoras e innovadoras en sus aulas. Aprender, por ejemplo, las estrategias del enfoque constructivista para el aprendizaje de la lectoescritura o aplicar en el área de Plástica únicamente materiales de reciclaje y/o naturales, haciendo verdaderas obras de arte por una profesora de un colegio en el concello de Valga (Pontevedra) que era espectacular. Llegué incluso a irme a Hungría 15 días en verano a un curso de otro método de pedagogía musical, el método Kodály, país en el que los asistentes al curso llegamos a celebrar un concierto en la basílica más grande del Estado, en la ciudad e Ezstergom, e incluso cantar a coro por las plazas de Budapest y los ciudadanos húngaros aplaudirnos. De aquella experiencia quedaron en el corazón muy buenos amigos en Murcia, en Ponferrada, en México, donde viven Carlos y Rosario y con los que ahora estoy en contacto gracias a Facebook pero que no nos hemos vuelto a ver desde entonces, aunque el cariño está ahí y sabemos que algún día volveremos a juntarnos.

¿Y todo este rollo por qué? Pues porque este año en mi centro nos hemos metido en dos actividades más: un proyecto de robótica y un pequeño grupo de trabajo para actualizar la página web del centro. Y las cosas han mejorado un poquito, ya que hay mucha estructura y asesores y todo se hace on-line, pero la asistencia presencial para mí es fundamental porque el intercambio de experiencias educativas y de emociones que genera la acción en el aula con el alumnado es la esencia de todo. Y sí, cada 6 años tenemos que justificar 100 horas de formación para cobrar ese suplemento en la nómina, los llamados "sexenios", pero yo seguramente paso de 1000 sin dudarlo, por lo que no voy a la formación por cobrar más, sino porque mi trabajo me hace exigirme mejorar y llevar al aula lo mejor, que de eso se trata. Así que seguiremos en ese camino porque me gusta, porque disfruto la mayoría de las veces y porque, de una manera u otra, repercute en la calidad de la enseñanza... o eso creo ;)



jueves, 4 de enero de 2018

DIANA QUER... OTRA VÍCTIMA MÁS

Ni por asomo podría imaginar que el año terminaría en Galicia como terminó. Ha sido un hecho que nos ha conmocionado a todos. Toda España e imagino que en muchos otros países se conocía la desaparición de Diana Quer hace ahora 500 días, en agosto de 2016. Y el día 31 de diciembre se ha encontrado su cadáver después de dar con el asesino y conseguir que confesara. Triste, sórdido, cruel, doloso... no hay adjetivos, pero sobre todo por cómo se desarrollaron los hechos desde el día de la desaparición y las incógnitas que se plantean con otros casos similares a nivel criminalístico. 

A nivel personal ha sido un hecho que me ha consternado especialmente porque la comarca de O Barbanza, donde se desarrollaron los hechos, estuvo muy vinculada a mi vida en los años que residí en Padrón. Conozco todos los lugares que se citan en los informativos, desde la ubicación de la casa de la familia de Diana en la playa de Cabío en A Pobra do Caramiñal, hasta la propia nave abandonada donde apareció el cadáver en Asados, que pertenecía a una empresa de muebles y creo recordar que alguna vez visité ese negocio precisamente para eso, para comprar muebles, hará unos 15 años más o menos. El puente sobre la autovía en Taragoña, el propio paseo de A Pobra, la localidad de Boiro donde el asesino intentó otro rapto... e incluso la localidad de origen de su mujer, Catoira, donde di clase 5 años. Desde Padrón se llega por la autovía a todas esas localidades en unos 15 minutos o media hora como mucho y a muchas playas de Rianxo, Ribeira, Boiro y A Pobra solíamos ir en verano porque es una zona turística importante de Galicia.

El crimen de Diana Quer será recordado por años y pasará a los anales de la criminalística por el modus operandi del asesino y por la investigación. No voy a entrar en los detalles porque en cualquier medio de comunicación impresa o digital así como en cualquier informativo hay información exhaustiva del mismo, incluso a veces con detalles de los que podríamos prescindir. La cuestión es que una muchacha de 18 años es raptada por un psicópata, se presupone un intento de agresión sexual y al no conseguirlo la estrangula y tira el cadáver con ladrillos atados a su cuerpo a un pozo de 8 metros de profundidad en una nave abandonada situada a 150 metros de la casa de sus padres. Y sigue con su vida plenamente normal durante 500 días, sin inmutarse al pasar por delante de la nave y hablando incluso con desprecio de aquel que pudiera haber hecho algo malo con Diana. Sin palabras.

La Guardia Civil puso todo su empeño desde el primer momento en dar una solución al caso y este hombre, apodado "El Chicle", fue sospechoso por su pasado de delitos de narcotráfico e incluso una agresión sexual a su cuñada que fue retirada por presión de su mujer. Dicen en los periódicos que los especialistas llegaron a analizar 2 millones de datos pertenecientes a señales de telefonía móvil, cámaras de seguridad que filmaban a los coches por la autovía, después de encontrar a los dos meses de la desaparición el móvil de Diana en las aguas de la ría bajo el puente que la cruza. El juez de Ribeira llegó a cerrar el caso en abril de 2017 al no haber pruebas contundentes que implicasen a un culpable, pero la Guardia Civil continuó su labor porque seguían teniendo a este individuo como sospechoso. Solo el error que cometió en el intento de otro rapto en Boiro el día de Navidad precipitó los hechos y los últimos días del año y primeros de este estamos asistiendo a un auténtico drama y pormenores del caso, especialmente de la investigación y el procedimiento de los agentes especializados.

El tema de fondo es que Diana ha sido OTRA VÍCTIMA MÁS de violencia machista y así será calificado a pesar de que hubo voces que decían que no al no ser familiar del detenido. A Diana la mató por no admitir un NO a sus proposiciones un depredador sexual, padre de una niña por la que amenazaba a cualquiera en su facebook si le hacían daño. Diana era una chica de 18 años que estaba en las fiestas de A Pobra divirtiéndose con sus amigos y a las 2 de la madrugada decidió volver sola andando hasta su casa en Cabío, cuando es asaltada por este personaje, forcejea, logra meterla en el maletero de un coche, tira su móvil a la ría, la lleva a Asados y como se resiste, la estrangula. En esa misma noche acabó con su vida y han pasado 500 días hasta que se ha podido encontrarla. Y el caso es que su propia mujer lo encubría con una coartada diciendo que la noche del rapto estuvo con ella. La justicia determinará también qué responsabilidad tuvo en todo el proceso, aunque su declaración estos días hizo que "El Chicle" confesara.

En las localidades implicadas en esta tragedia, especialmente A Pobra y Rianxo los vecinos están totalmente conmocionados. Ha habido concentraciones y luto oficial en los ayuntamientos y en las imágenes de televisión se ha visto a la gente llorar por Diana y por todo el desarrollo trágico de los hechos. Esto me emocionaba a mí también sentado en el sofá de casa y ayer también acudí a una concentración de repulsa por el hecho y en recuerdo de las víctimas de violencia machista que se celebró en A Coruña. Pero ayer, 3 de enero, los medios de comunicación empezaron a conseguir testimonios de la familia del asesino. Evidentemente ellos también son víctimas marcadas en vida, y en un entorno rural y con las características de Galicia, esta circunstancia acaba siendo una condena en vida para ellos. El padre defiende la inocencia de su hijo diciendo que "é incapaz de matar unha galiña ou un rato" mientras que su madre rotundamente dice "que se pudra en la cárcel, parí un hijo pero es un monstruo". Oirles decir a ella y a su hermana que su hijo y sobrino ya no existe en la familia y que "cambiarían a súa vida pola de Diana ou que o maten xa mañana mismo" sin lugar a dudas es también muy desgarrador.


Esa aceptación sumisa de la condena, de la desgracia que cayó sobre esta familia al estar conviviendo con un asesino, es comprensible para quien entiende la idiosincracia del sentir gallego. Supongo que incluso los antropólogos verán aquí materia de estudio porque recuerdan a esas costumbres tribales de humillación y condena por generaciones: "temos que baixar a orella porque non podemos dicir nada". No sé qué ocurrirá en los próximos años con esta familia, pero por culpa de este asesino van a verse marcados y rechazados por todo un entorno que los mirarán recelosos, que les retirarán la palabra y que les generará muchos inconvenientes en su parroquia y en su concello. Y yo me he acordado mucho de su hija, que el día 8 volverá al colegio sabiendo no solo que su padre es un asesino sino que también lo sabrán sus compañeros de clase y sus familias, por lo que imagino que el centro escolar tendrá que abordar algún tipo de actuación psicológica con ella, con el grupo y con las familias, no sé cómo se actúa en estos casos porque son tan excepcionales que ni estarán recogidos en ninguna orden o legislación. Imagino que o bien cambia de colegio o no irá hasta que la situación se tranquilice un poco, pero será muy difícil luchar contra el estigma.

Pero hay otra consecuencia a nivel social de mayor envergadura. Ya hay voces que se alzan en las redes sociales y medios de comunicación en referencia a otros casos de desaparecidas que hayan podido pasar por una situación similar de rapto, asesinato y ocultación del cadáver y a día de hoy nada se sabe de ellas. El caso más conocido es el de Marta del Castillo, que lleva 9 años sin aparecer su cadáver y con los culpables de su muerte juzgados y condenados: Pero hay más, incluso uno de una mujer mayor en la misma zona de O Barbanza que algunos medios quieren establecer similitudes con el de Diana Quer y empiezan a sospechar de "El Chicle". Y es que la cifra oficial de desaparecidos en España alcanza las 5000 personas, con casos muy mediáticos como el de Yéremi Vargas en Canarias, Malén Ortiz en Mallorca, Manuela Chavero en Badajoz...

Y además tenemos activado con este caso el miedo y la sospecha de que cualquier persona, cualquiera que esté viviendo a tu lado puede ser un psicópata que rapte a alguien, generalmente mujeres o niños, abuse sexualmente de ellos, mate y haga desaparecer el cadáver. Porque como me decía una buena amiga, el psicópata convive contigo y no tiene ni empatía ni moral, no es un enfermo, sabe que lo que hace está mal pero su personalidad le incita a hacer un acto de este tipo. Por desgracia este tipo de crímenes suele tener una connotación sexual, una connotación de dominio y sumisión del sexo femenino frente al poder del sexo masculino. Y con niños... prefiero no pensar en el horror y degeneración que supone, pero ahí están los números de niños desaparecidos.

Por último, dentro de toda este atracón de noticias sobre este caso quisiera destacar a una persona: al padre de Diana, a Juan Carlos Quer, que en sus comparecencias y comunicados públicos ha demostrado, con el dolor que tiene que estar pasando, una resignación y un agradecimiento a los agentes de la Guardia Civil dignos de admirar. Personalmente me emocionó cuando agradeció ante las cámaras "AL PUEBLO GALLEGO" por las muestras de apoyo y de condolencias que recibió, solicitando además respeto a la familia en estos días tan duros que se avecinan y que les dejen gestionar su dolor. Los que tenemos una hija, al menos yo, me sentía muy identificado con él y con sus palabras cuando manifestó "nos pudo pasar a cualquiera pero nos pasó a nosotros". Si leyese esto desde mi humilde voz también quisiera manifestarle mi pésame y mi dolor porque ha sido un poco el dolor de todos, el mismo dolor de la gente de Taragoña, de Rianxo o de A Pobra do Caramiñal y, en fin, de toda España. Por supuesto también a la madre y hermana de Diana, sobre todo a Valeria que con sus mensajes en las redes sociales expresa su amor tan profundo a su referente que ya se ha ido. Les queda un duelo difícil y aprender a gestionar esa ausencia, intentando además no ser destrozadas por la carroña mediática que en muchos de estos 500 días de suplicio han tenido que oir y padecer.

Y a ti, Diana, si es que hay algún lugar desde el que puedas percibir lo que aquí ocurre, decirte que defendiste tu integridad hasta el último instante en que un malnacido te quitó la vida y que siempre serás recordada, a pesar de la situación trágica en la que te has ido. Ojalá seas la última y que todos aprendamos algo con tu marcha de este mundo en el que no te dejaron vivir como tú querías. DEP





sábado, 30 de diciembre de 2017

EL RÉGIMEN DEL 78

Estoy con ganas de acabar el año en plan protestón, así que allá va el último post, de carácter político (lo siento Paquito, pero toca porque sí).

Resulta que España es una dictadura. Sí, una dictadura gobernada por fachas que no permiten los más elementales derechos. Eso al menos es lo que están diciendo desde hace unos meses muchos nuevos políticos y políticas. A raíz de la situación en Cataluña, todo aquel que no defienda con uñas y dientes el derecho a independizarse de los catalanes es un facha. Y la Constitución de 1978 es una constitución que no da derechos y libertades, aparte de perpetuar un régimen que empezó en 1939 y del que tenemos a la monarquía como máxima expresión de restricción de esos derechos y libertades.

A ver si lo he entendido bien porque hay cosas que en muchos aspectos a estos nuevos políticos sinceramente se les va la olla. Yo nací a finales de 1969, en una dictadura cruel en el que las mujeres, por ejemplo, no podían abrirse una cuenta bancaria por sí mismas si no iban acompañadas de su marido, padre o hermano y figurando él también en la cuenta. Creo que desde 1978 esto no pasa, pero en fin, vivimos en una dictadura; en los primeros años de los 70 los partidos políticos estaban ilegalizados, no había PSOE, mucho menos PCE porque todos eran "rojos" y los grandes enemigos de aquella España "una, grande y libre". Ni por asomo PNV, Convergéncia Democrática de Catalunya o ERC, (¿partidos en regiones que hablan otro idioma que no sea el español? ¡No, no, ni pensarlo!) En los primeros meses de la transición se fueron legalizando para que pudiesen concurrir a las primeras elecciones democráticas (¡ay!, perdón, que estamos TODAVÍA en una dictadura) y obtuvieron representación parlamentaria. De ahí salieron los representantes encargados de redactar la Constitución actual que parece ser, tampoco es democrática para muchos.

Con esa constitución se reconoció el derecho de asociación, de huelga, la libertad de cátedra, de confesión, de orientación sexual, de residencia, la inviolabilidad del domicilio, el derecho a la educación, la libertad de prensa... La posibilidad de poder establecer nuestra residencia en cualquier punto de España, movernos libremente (¡ay, perdón otra vez, que es que no somos "libres"), salir al exterior, poder expresarnos sin temor a que nos encarcelasen por ello, derecho a ser juzgado imparcialmente, etc., pero seguimos estando en una dictadura.

Bien es verdad que han pasado 40 años, que la sociedad española ha cambiado mucho, ¡vaya si ha cambiado! (a pesar de estar en una dictadura, como nos dicen algunos), y que hay cosas que se pueden cambiar o mejorar. Cuando fue el referéndum de la Constitución yo acababa de hacer 9 años y lógicamente no la voté, pero tengo la imagen de mi padre leyéndola sentado en su butacón del salón  y de ir a votar con él y con mi madre. Aún tengo aquel ejemplar que llegó a todos los buzones de España en edición bilingüe en las regiones con lengua propia... porque sí, se reconocía el derecho y el deber de conocer esas lenguas regionales y de poder expresarse en ellas sin ser discriminado. Claro que hay cosas que cambiar en ella, sobre todo porque yo también quiero votar una norma fundamental que rija todas las leyes y convivencia en mi país... aunque siga siendo una "dictadura" (ya lo pongo entrecomillado porque empieza a darme risa)

En 1981 se aprobó la primera ley de divorcio, se despenalizó el aborto unos años más tarde en determinados supuestos, el adulterio, la gente podía relacionarse y acostarse con quien le diese la gana, cambió el concepto de familia tradicional y hoy tenemos un amplio abanico de familias. Aprendimos idiomas, estudiamos en otros países, nos integramos en Europa, organizamos eventos de repercusión internacional como un Mundial de Fútbol, unos Juegos Olímpicos o una Exposición Universal, pero todo esto en una "dictadura"

La educación se universalizó y se hizo obligatoria hasta los 16 años; España fue el tercer país del mundo en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo; se terminó el servicio militar obligatorio y el Ejército se profesionalizó; se avanzó en leyes medioambientales, en derechos para los animales, la cultura española creció con premios en cine, música, arte... y todo esto en una "dictadura".

Es indignante oir a determinados políticos preferentemente independentistas catalanes que hay que acabar con el "régimen franquista del 78". Es indignante hacer creer a 45 millones de españoles que 2 millones de ciudadanos catalanes tienen la verdad absoluta y la potestad de abrirnos los ojos a la realidad del resto. Y sobre todo es indignante oír a los que precisamente no vivieron la dictadura ni la sufrieron, que el Estado Español es un estado "fascista" con el que hay que romper porque no permite la expresión libre de la identidad catalana (en este caso), siendo precisamente ese "régimen del 78" el que les concede la libertad de poder expresarla.

Yo ya he expresado mi opinión en el blog sobre todo el procès catalán. Reafirmo mi idea de reformar la Constitución y adaptarla al s. XXI, no ya solo por nosotros, sino por los que vienen detrás. Cuestiones precisamente como la organización territorial, la Jefatura del Estado, la financiación, la garantía de derechos y libertades inalienables, la composición y estructura de las Cortes, la ley electoral... deben ser cambiadas o por lo menos, revisadas. Yo defendí y lo seguiré haciendo el derecho a que una colectividad pueda decidir con quien quiere convivir o con quien no, es decir, SÍ estoy a favor de un referéndum legal en Cataluña por su autodeterminación, igual que a otro para decidir si España es una monarquía o una república. Pero lo que ha ocurrido en este año que se acaba en Cataluña es, cuanto menos, un circo, sobre todo por determinados protagonistas que curiosamente no están en prisión o huídos, aunque el autoproclamado presidente legítimo de la Generalitat, Carles Puigdemont, esté viviendo desde hace dos meses en Bruselas imagino que a cuenta del pueblo catalán (también es cierto que hay un vicepresidente en la cárcel que no debería estar).

Ni estoy de acuerdo en cómo el gobierno del Partido Popular llevó la gestión de este desafío, porque lo ha hecho de pena y hemos llegado a esta situación única y exclusivamente por su culpa, ni tampoco lo estoy con la manera en cómo se ha enfocado desde Catalunya. Por supuesto defiendo que alguien quiera independizarse, de hecho hay una realidad de 2 millones de personas que así lo han manifestado y no se pueden obviar, pero los argumentos que exponen son si cabe más dictatoriales que los que pretenden demostrar del Estado Español. Porque una diputada de las CUP, Anna Gabriel, ha manifestado que cuando haya una Constitución de la República Catalana habrá libertad. ¿Y si algún catalán, en un futuro, quiere saltarse esa supuesta constitución como han hecho ellos con la española, tendrán su castigo, se les dejará o no? Porque hay un 53% de catalanes que no quieren la independencia y aún siguen diciendo que son mayoría, mi pregunta es, ¿los van a meter en ghettos y señalarlos o van a tener LOS MISMOS derechos que aquellos catalanes que sí aprueben esa supuesta nueva constitución catalana? Visto lo visto, los gestos, actitudes y palabras, me temo que no.

Imagino que si algún amigo, amiga o familiar catalán o catalana lee este post me contestará diciendo "es que en España tenéis la información manipulada". Hombre, yo espero que confíes en que trato de informarme objetivamente, lo que no creo que metidos en esa espiral en la que estáis y con la que no tenéis nada que perder (o sí) y tal vez mucho que ganar (o no) lo estéis haciendo vosotros y vosotras. Yo sé que pedís infraestructuras adecuadas, más financiación y más respeto por vuestra cultura. Desde Galicia solo deciros que ojalá aquí pudiésemos llegar en AVE a Madrid en dos horas y media como llegáis vosotros o coger un avión en un aeropuerto de primera que me comunique con prácticamente todo el mundo sin pasar precisamente por Madrid o Barcelona. Nosotros tenemos Portugal, que nos "mola" mucho, aunque a vosotros os parezcan "atrasados" y prefiráis acercaros a la "cultura" francesa. Muy bien, pero eso de que nos veis como hermanos y que no queréis tener una relación de enemigos con España... desde luego no lo estáis demostrando en los últimos meses. Ojalá sea así.

En definitiva, os deseo a todos, catalanes y botiflers, un FELIZ ANINOVO 2018, que poidamos seguir convivindo en liberdade dentro de Iberia e que poidamos entendernos, eu pola miña contribución persoal estou disposto, agardo que vós tamén... MÁDIA LEVA!!!!!





CINE DE NAVIDAD

Pocas veces he hablado de cine en el blog. Y claro, en Navidad toca ir al cine... a pesar de los precios. Cuando era pequeño y adolescente, la asistencia al cine era un hobby normal, incluso llegaba a ir al cine una vez por semana, los domingos a la sesión de las 4. Con 7, 8, 9 años pasaron por mis ojos desde la segunda fila cientos de películas de las que ni recuerdo el nombre. Allí nos poníamos mi hermano y yo mientras la abuela se quedaba varias filas más atrás. Y por eso llevo gafas. Ver desde tan cerca estoy convencido que me fastidió la visión, aparte de la genética, pero contribuir, contribuí de lleno.

En fin, volviendo al caso, en Navidades también tocaba cine, muchos días, y de estreno. Y aquellos cines de una sola sala, algunos de barrio, tenían un encanto único. El Finisterre, el Rex, el Riazor, el Coruña, el Goya, etc., fueron salas donde por dos horas nos evadíamos de los problemas diarios y en cierta manera, aprendíamos cosas. ¡Ah! Y recuerdo en mis primeros años el NO-DO, que luego se cambió por anuncios y tráilers de futuros estrenos. Vamos viejos, vamos.

¡Que me enrollo! El caso es que desde hace más o menos 20 años la asistencia al cine bajó drásticamente. Tener múltiples canales en televisión y los precios prohibitivos hicieron que algo tan instructivo pasase a segundo plano. Además, cuando me fui de Coruña al empezar a trabajar no tenía salas cerca de mis destinos y solo recuerdo ir al cine una vez en León y otra en Ribadeo, algunas veces en Santiago cuando vivíamos en Padrón y así, poco a poco, la asistencia fue cayendo a unas 4 ó 5 veces al año. Pero el día de Navidad  allá fuimos y al día siguiente otra vez. ¿Y qué tocó? Pues el inevitable capítulo 8 de Star Wars y una de animación excepcional. Por partes.

A finales de 2016 nos dejó la Princesa Leia inesperadamente. Carrie Fisher aparece en "Los últimos Jedi" mayor pero entrañable. Y aquel Luke Skywalker igual. La verdad es que no pude evitar acordarme de aquella primera parte, "La Guerra de las Galaxias" que marcó una época y con la que empezó la saga. Todos éramos fans de C3PO, R2D2, Chewbacca, el jovencito Harrison Ford, Obi Wan Kenobi, por supuesto Darth Vader... y hoy, llenos de efectos especiales, tenemos todo un patrimonio de seres, personajes e historias que forman parte de mi generación y parece que también de las que nos siguen. La película no estuvo mal, pero yo no pude evitar al final acordarme de Leia y de Luke y de sentir que, efectivamente, los años pasan.

El día 26 volví al cine con mi sobrina, mi hija y una amiga. Querían ver una de animación de la factoría Pixar. Y yo accedí porque esperaba oír una canción que entendía era de su banda sonora, pero no fue así. Sin embargo, me fascinó. "Coco" es una película ambientada en México durante el Día de Muertos, tan importante y tradicional en aquel país. Lógicamente el trasfondo es una historia familiar en el que el recuerdo de las personas fallecidas y la conexión de los mismos con la manera de ser de la familia y el mundo actual es el hilo conductor, teniendo como tema de unión la Música. Realmente me fascinó la manera de tratar un asunto tan complicado como la muerte enfocada a los niños, basada en esa conexión que en muchas culturas se produce el Día de Todos los Santos o en la cultura celta el Sahmaín. Y sí, en el argumento saben explotar las emociones del público de una manera magistral. Ni que decir tiene que lloré lo que me pidió el cuerpo porque muchos recuerdos de gente que no está vienen a la mente. Y todo eso aderezado por momentos cómicos adaptados no solo a los niños sino también a los adultos y también con la aparición de personajes míticos mexicanos como Frida Khalo. El uso del color, de la imaginación, de la ambientación y, en general, de todo el conjunto que forman el guión, la banda sonora, la trama hacen de "Coco" una candidata a una de las mejores películas del año.

Lo único malo es de dos días de cine es el desembolso económico que supone. Porque a pesar de que tratamos de no comprar nada que no sean las entradas, siempre cae algo: que si palomitas, que si algunas chuches. Total, que la broma de dos días de cine supusieron cerca de 70 euros, en la primera sesión 3 personas (una de ellas niña) y en la segunda cuatro (3 de ellas niñas). En definitiva, un auténtico robo. Lo más insólito es que por un cubo de palomitas y una Coca Cola de 75 ml mi hijo pagó 9,70 €. ¿Aún se preguntan por qué no se va más al cine? Porque es una auténtica estafa.

Quedémonos con "Coco" como una película única. La magia del cine, que nos genera emociones y sentimientos, nos evade durante un par de horas del mundo real. A ver si en 2018 podemos ir más al cine y disfrutar del 7º arte.



domingo, 17 de diciembre de 2017

LITERATURA DE 2017

El que haya seguido este blog desde sus comienzos allá por junio de 2010, más de 450 post atrás, puede pensar que me gusta escribir. Sí, me gusta contar lo que siento, aunque muchas veces no sea políticamente correcto o escueza, pero si todo lo que está aquí expresado lo hubiese hecho un escritor de renombre o mediático, valdría millones. 

Siempre hago algún resumen a final de cada año de lo que he leído durante el mismo. Tener a escasos 100 metros de casa una fantástica biblioteca pública de barrio da ideas y juego para escoger cualquier tipo de género o temática. Hay temas a los que "recunco" cada cierto tiempo, como los conflictos políticos europeos, en especial en los territorios de la antigua Yugoslavia; el holocausto y exterminio de los judíos por los nazis; "thrillers" ambientados en la sociedad actual, como los que escribe mi paisana Nieves Abarca y que tienen a Coruña como epicentro de sus novelas... Y después busco recomendaciones en blogs, en comentarios de amigos, en la propia biblioteca. Curiosamente el libro que más me gustó de los leídos este año ha sido uno que encontré en una página web de cuyo nombre no puedo acordarme (...)

Se trata de la única novela de la escritora americana Jetta Carleton. Una novela ambientada en los Estados Unidos de los años 50 que tiene como protagonistas a los miembros de la familia de un maestro rural, especialmente sus hijas. Es curiosa esta novela porque me enganchó con una ambientación que de entrada parece muy pobre y previsible, pero que enseguida te envuelve, tal vez por la propia profesión del padre de familia, maestro como yo, y sobre todo porque yo encontraba muchas similitudes con maneras de pensar de hoy en día por parte de una familia que, además, estaba muy condicionada por sus creencias metodistas.

CUATRO HERMANAS tiene algo de autobiográfico pero su trama coral, reflejando muy bien la personalidad de las mujeres de esa familia y que en cierta manera reivindican el papel femenino en una sociedad aún muy patriarcal, es un ir y venir de situaciones vitales y emocionales del padre, de la madre y de cada una de las hijas del matrimonio. Lo recomiendo con creces porque seguro que os sorprenderán determinadas anécdotas, algún drama que ocurre en el transcurso de la novela y sobre todo, el final. Es el reflejo de una vida, con sus triunfos y sus amarguras, de un camino que hay que recorrer y que en cualquier momento aparecen obstáculos que nos lo dificultan, pero del cual siempre sacamos algo en limpio.

Al margen de este libro ha caído en mis manos algo de Dan Brown; también un libro de una escritora japonesa, el best seller "La chica del tren", del que esperaba más, también es cierto y, cómo no, mucha pequeña oferta para valorar de cara a mis alumnos o breves artículos de revista o prensa. La verdad es que no puedo decir cuántos libros acabo leyendo al año, yo creo que no muchos porque la vida diaria me quita horas para hacerlo y además cuando me conecto a Internet puedo pasar un par de horas o tres entre correos electrónicos, redes sociales y demás. Tengo pendiente volver al maestro Pérez-Reverte con su espía "Falcó", aunque últimamente es más ameno leerlo en twitter por sus comentarios tan corrosivos como certeros a determinados nuevos políticos que van de gurús. Maestro D. Arturo: a sus pies, es un placer leerle y escucharle a usted.

Si alguno de los lectores del blog quiere recomendar algo para leer, encantado, acepto propuestas y enlaces que podéis dejar en las respuestas. Algún amigo ha creado incluso un blog de lecturas que creo que ya tengo enlazado en el menú de la derecha. A ver si para 2018 puedo seguir recomendando alguna lectura que haya caído en mis manos, eso significará, entre otras cosas, que sigo vivo y activo escribiendo, cosa que da mucha satisfacción. Saludos.